Fue construida en 1790. Su portón de madera es custodiado por dos ángeles, en medio de pilastras lisas que se elevan casi hasta el remate de la fachada. Su interior con una sola nave y techo de cañón es modesto, como haciendo honor al santo venerado, patrono de los agricultores. En su portada luce un nicho con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.