Este lugar es donde, en 1913, don Venustiano Carranza, quien llegara a ser presidente de México con la ayuda de Emiliano Zapata y Francisco Villa, escribió su primer manifiesto revolucionario.